Dei Gloria Intacta

12,00 IVA Incluido

Dei gloria intacta: La gloria de dios es intangible.

Con este título, que además es uno de los axiomas de los Rosacruces clásicos del XVII, Jan van Rijckenborgh toma el hilo que le vincula al camino iniciático propio del gnosticismo de los primeros siglos del cristianismo. Desde 1945 el concepto gnosis ocupa un lugar fundamental en la filosofía práctica de Rijckenborgh, coincidiendo con los descubrimientos de Nag Hammadi.

Este libro escrito en 1946 es el primer fruto de tal encuentro; además, fue el único texto de los publicados bajo su nombre que él redactó personalmente —el resto son compilaciones de sus conferencias— con el objetivo de dejar testimonio de una línea iniciática abierta para el ser humano contemporáneo. Como en la tradición hermética o valentiniana, las fuentes de las que él bebió, Rijckenborgh lleva al lector de la mano en un proceso de autoconocimiento, recorriendo los aspectos planetarios, desde el Sol hasta Neptuno que conforman y dominan la personalidad humana, circunscribiendolo totalmente al ámbito del mundo interior del lector. El resultado propuesto por el autor es vislumbrar la posibilidad de un cambio de personalidad integral, la tranfiguración.

Se trata de una de las importantísimas aportaciones al autoconocimento y la espiritualidad realizada en la literatura esotérica del s.XX, elaborada con sinceridad rigurosa, sin concesiones al confort intelectual, cuyo objetivo es confrontar al lector con su propia realidad.

SKU: 6026 Categoría: Etiquetas: ,

Descripción

Dei gloria intacta: La gloria de dios es intangible.

Con este título, que además es uno de los axiomas de los Rosacruces clásicos del XVII, Jan van Rijckenborgh toma el hilo que le vincula al camino iniciático propio del gnosticismo de los primeros siglos del cristianismo. Desde 1945 el concepto gnosis ocupa un lugar fundamental en la filosofía práctica de Rijckenborgh, coincidiendo con los descubrimientos de Nag Hammadi.

Este libro escrito en 1946 es el primer fruto de tal encuentro; además, fue el único texto de los publicados bajo su nombre que él redactó personalmente —el resto son compilaciones de sus conferencias— con el objetivo de dejar testimonio de una línea iniciática abierta para el ser humano contemporáneo. Como en la tradición hermética o valentiniana, las fuentes de las que él bebió, Rijckenborgh lleva al lector de la mano en un proceso de autoconocimiento, recorriendo los aspectos planetarios, desde el Sol hasta Neptuno que conforman y dominan la personalidad humana, circunscribiendolo totalmente al ámbito del mundo interior del lector. El resultado propuesto por el autor es vislumbrar la posibilidad de un cambio de personalidad integral, la tranfiguración.

Se trata de una de las importantísimas aportaciones al autoconocimento y la espiritualidad realizada en la literatura esotérica del s.XX, elaborada con sinceridad rigurosa, sin concesiones al confort intelectual, cuyo objetivo es confrontar al lector con su propia realidad.